Imprimir
Categoría: Canonización
                                       
 FAVORES RECIBIDOS POR INTERCESIÓN DE MADRE MERCEDES.

MERCEDES

 QUE SE NECESITA PARA LA CANONIZACIÓN

SANTO: Para la canonización debe realizar otro milagro . Para este proceso no hay un tiempo determinado para ser oficialmente declarado santo por lo que en ocasiones puede tomar décadas culminar este proceso.

La invitamos a leer los favores que Dios por medio de Madre Mercedes ha concedido a quienes han acudido a su intercesión.

Leamos detenidamente y agradezcamos estos favores.

FAVORES ALCANZADO POR INTENCESION DE MERCEDES DE JESÚS MOLINA

A Fátima Asenet Cantú Rodríguez de 34 le apareció una bolita de grasa en un glúteo muy cerca del recto, a menos de una semana el doctor diagnóstico gangrena cosa muy peligrosa y qué nada se puede hacer al estar muy cerca de órganos vitales y sobretodo... Ahí no se le puede amputar para que no cunda la gangrena.

El doctor dice voy hacer limpieza abriendo y me voy hasta donde se pueda sin asegurar nada quieren correr el riego

La familia nos avisa ellos en Monterrey y nosotros en Zacatecas le gire la foto de Mercedes de Jesús en el celular cosa que mi sobrina lo acoge con mucha fe y le pide que le detenga la gangrena y abraza el cel con la imagen de Mercedes, todos quedando en oración entra ella a quirófano le hacen cortes múltiples, en lo que el doctor dice, al salir de quirófano.

Antes de entrar a quirófano mi hermana le llevo un llavero con la imagen de Mercedes.... lo apretó fuerte en su mano se despidió de los ahí presentes le dieron la bendición y se fue a quirófano

Fue un trabajo muy pesado yo la atendí por no faltar a mi profesionalismo pero a sabiendas que no había nada que espera ya que la gangrena era muy profunda y solo un milagro podía detener dicha gangrena por contar la cercanía de órganos vitales

Fueron alrededor de 14 operaciones la gangrena de erradicó sin tener ninguna amputación de ningún miembro del cuerpo de mi sobrina......

Gracias a Dios y a la intercesión de Mercedes de Jesús Molina y Ayala

Alcanzamos un favor muy grande en la gran misericordia de Dios.

 

 

Jueves 27 de enero, 2021 Zacatecas, Zacatecas, México

 

Testimonio de intercesión de Madre Mercedes de Jesús Molina a la familia Acevedo Rodríguez

Mi nombre es Indra Naomi Acevedo Rodríguez, tengo 29 años, y lo que estoy por contar en los siguientes renglones es sobre cómo mi familia y yo hemos sentido la intercesión de la Beata Mercedes de Jesús Molina ante mi Padre Dios, en especial mi papá, Miguel Ángel Acevedo Rodríguez, de 52 años.

El pasado lunes 11 de enero del presente año, alrededor de las 10:30 p.m., mi mamá recibió una llamada en donde le avisaban que el lugar en el que se encontraba mi papá había sido irrumpido por unos hombres que portaban armas de fuego y habían disparado a quemarropa a todos los que se encontraban en el lugar.

Mi papá es miembro de un grupo de Alcohólicos Anónimos y sus reuniones son cada tercer día o a veces diariamente dependiendo de las personas que necesitan apoyo para dejar las adicciones. El día del atentado, se encontraban en el lugar 5 señores, incluido mi papá.

Durante sucedía el ataque armado, mi papá recordó y pronunció las oraciones al Divino y Justo Juez, es muy devoto del Señor de los Afligidos y pronunció su nombre mientras sufría en el suelo. Lo trasladaron al Hospital y ahí recibió la atención que requería, mi mamá y yo fuimos a verlo y reconocer a mi papá malherido. Pasaron mis papás la noche ahí, mientras que yo pedía a mis amigos me apoyaran a orar por su salud, incluidos entre mis amigos está Vania Flores, hermana de la Congregación Marianitas de Jesús.

La hermana Vania, al enterarse de lo que había pasado me mandó mensaje de que estaría en oración por mi papá y mi familia, el miércoles 13 de enero me invitó a que pidiera con mucha fe a Madre Mercedes, y con la ayuda de su oración Madre Mercedes iría hasta mi papá para hacerle el milagro. En cuanto me dijo eso, le platiqué a mis hermanos y a mi mamá sobre la oración y confianza en Madre Mercedes para que ella intercediera por la recuperación de mi

papá ante Dios nuestro Señor. Recordé que hace aproximadamente 3 años, mi amiga la hermana Vania me había regalado un costalito de hojas secas, esas hojitas son una reliquia del rosal de Madre Mercedes, la hermana Vania me había dicho que eran muy milagrosas, que las usara cuando viera oportuno.

Yo le entregué el costalito con las hojas de reliquia a mi mamá, y ella le platicó a mi papá, así ambos comenzaron a pedir desde ese día a Madre Mercedes, sin conocerla, sin haber antes escuchado de ella, pero con devoción y mucha fe. Mi mamá vertía pequeños pedazos de hojas secas en las botellas de agua de mi papá, y mi papá las tomaba, así hasta su cirugía el martes 19 de enero.

Mi papá entró en cirugía, como lo comenté, el martes 19 de enero, aproximadamente a las nueve y treinta de la mañana, y yo le avisé a la hermana Vania a las 12 del medio día y ella de inmediato encendió una vela a Madre Mercedes de Jesús. La cirugía duró aproximadamente entre 5 y 6 horas, y subieron a mi papá a piso para poder verlo dos horas después de que había terminado. Una vez en piso del hospital, mi mamá y yo entramos a verlo, estaba agotado y con muchas emociones, al verme me dijo que cuando lo estaban durmiendo con la anestesia, él creyó ver a la Beata Mercedes de Jesús Molina, sus palabras fueron: “vi a la madre a un ladito de mi, enséñamela, quiero verla”. La única imagen que tenía de ella en ese momento fue una estampita que venía con la reliquia, muy pequeña, en cuanto se la mostré comenzó a llorar, mi papá sentía alivio de seguir vivo, y luego me dijo: “yo la vi y le pedí que se pusiera de rodillas por mi ante el Señor de los Afligidos y le pidiera por mi vida”, y en seguida le pidió a mi mamá agua, y exactamente pidió que fuera el agua con las hojitas del rosal de Madre Mercedes. Al salir de con mi papá corrí y le hablé a mi amiga la hermana Vania para contarle lo que había pasado, le dije lo que mi papá me había dicho, y también le dije que no sabía si había estado ahí realmente la Madre Mercedes, pero por lo menos nos había atrapado a todos a su devoción. Desde entonces mi papá y mi mamá rezan y piden su intercesión diariamente, hacen la oración al Divino y Justo Juez y en seguida oran a Madre Mercedes. Dieron de alta a mi papá el viernes 22 de enero, y aún en casa sigue fiel en su oración.

Mi papá fue herido de ambos brazos, los huesos del brazo izquierdo, en específico del húmero estaba fragmentado, el codo del brazo izquierdo también está fragmentado. La operación fue buena ya que lograron colocar sus brazos en su lugar, sin embargo, aún no puede usarlos del todo, y se espera una segunda cirugía en tres meses. Mi papá recibió más de cinco impactos con arma de fuego, además de los brazos también tenía una en la mejilla de lado derecho, y otra que pasó rosando por sus costillas. Gracias a Dios no tuvo ningún daño en ningún órgano.

Al día de hoy, jueves 28 de enero, el disparo en la mejilla está desapareciendo, las quemaduras de esquirlas que tiene en su cabeza están sanando, el brazo izquierdo comienza a recuperar su movilidad, ahí mismo en ese brazo tiene una perforación por bala que ha ido mejorando y regenerándose día con día. El brazo derecho es el que aún no se recupera del todo, no tiene movilidad en tres dedos, le duele y sigue sangrando el codo, sin embargo, tenía un orificio por bala en la mano derecha que ya ha desaparecido.

Desde el día del atentado hasta el día de hoy, mi familia ha mantenido la fe, no hemos dudado en que Dios hace milagros y el que mi papá todos los días respire es un regalo de Dios. Creemos que la Beata Mercedes de Jesús está ahora acompañando a mi papá en su recuperación, y día con día mi papá mejora y mejorará. Mi mamá por ahora es sus manos, mi hermano su secretario para los asuntos de su trabajo, mi hermana y yo apoyamos en el hogar y en lo que mis papás necesiten, y mi hermana la más pequeña, de 4 años, de nombre Mariana, con sus pequeñas acciones de abrazar a mi papá, sobarle sus brazos y darle palabras de aliento, le ayudan a tener fuerzas cada día.

Espero que este testimonio sirva para apoyar a la hermana Mercedes de Jesús Molina es su camino a la canonización, mi deseo es que Dios la haga una Santa, que ya lo es y por eso mismo merece su reconocimiento ante todos nosotros los que necesitamos de su intercesión.

 

Desde que me acuerdo el Señor, nuestro Dios, me ha dado el privilegio de conocer a una maravillosa mujer dedicada al servicio de los más necesitados, de las niñas huérfanas y enfermos desprotegidos; soy orgullosamente exalumna Marianita crecí bajo el lema “Ser amor misericordioso donde hay dolor humano” donde aprendí a querer y tener fe en mi Madre Mercedes de Jesús, a ella todo mi amor y veneración.
Este último año el mundo nos encontramos atravesando una gran batalla contra un virus que cambio y sigue cambiando el estilo de vida de muchos, se ha llevado familias enteras, ha dejado niños sin padres, familiares de los que no nos hemos podido despedir ni les hemos dado un adiós como realmente se lo merecían; ha sido un tiempo de dolor, frustración, pero también de fe, unión y oración.
En mi familia mi tío Nelson Martínez, médico general, por su trabajo contrajo este virus y contagio a su hijo y esposa, ellos viven en la ciudad de Cuenca y toda la familia en Riobamba y Santo Domingo por lo que se encontraban solos; los dos Nelson y su esposa ingresaron a terapia intensiva de manera urgente, fueron entubados, en ese momento la situación era muy complicada nos encontramos en confinamiento y los hospitales llenos de personas muy mal de salud, lo que complicaba saber de nuestros familiares y más aún verlos, conocidos y amigos médicos de mis tíos nos daban cualquier información por teléfono pero las noticias cada vez eran más desalentadoras, no nos daban muchas o más bien nada de esperanza, todos entramos en desesperación, pánico e incertidumbre; a pesar de la mayoría vivir en Riobamba somos una familia muy desunida, pero ante este conflicto y por medios digitales pudimos hacer que una desgracia como esta nos permita estar juntos para orar todos los días a nuestro Dios, Madre Santísima y a nuestros Santos de mayor devoción, es así que en mi hogar mi mamá conjuntamente con mis dos hermanas y yo le rezábamos a nuestra Madre Merceditas, a ella todas las noches le pedíamos por la salud de mis tíos, para que interceda con Nuestro Señor y ponga su mano sanadora en ellos, cuando las noticias eran mas devastadoras mas nos acogíamos a ella, la luz de su vela era la esperanza que nos tenia de pie, para nosotras es un milagro, nuestra Madre Mercedes intercedió con Dios para salvarlos, mi tío quien era el más grave salió de terapia intensiva después de dos meses, en los que ella nos dio fuerza y fortaleza para no bajar la guardia y seguir firmes en nuestra fe.
Para mi la Madre Mercedes es todo, soy ingeniera mecánica y soñaba con un trabajo que me permita desarrollarme en lo que estudie y aunque me brindo la oportunidad de descubrir que amo dar clase y compartir con mis alumnos, sabía que también quería trabajar en una gran empresa con personas muy bien preparadas que me permitieran crecer profesional y personalmente, todos los días mientras pasaba por su capilla le pedía que me de un trabajo con mejores oportunidades, habían días que renegaba y no entendía lo que muchas veces leía y escuchaba “El tiempo de Dios es perfecto”, y sí, yo lo viví cuanto razón tienen esas palabras, Dios nos dice espera aun no, espera yo sé cuándo, así es su designios es como un rompecabezas que se va armando poquito a poquito con paciencia, tanto así que por intersección de Madre Mercedes primero mi hermana encontró trabajo en la ciudad de Cuenca, cinco días después me llamaron que debo presentarme, había quedado seleccionada para un extraordinario puesto en una gran empresa.
Como no creer en mi Madre Merceditas si todo lo que le he pedido muchas veces con lagrimas en los ojos, a veces con enfado y quisa con enojo, ella ha intercedido para que llegue a mi vida y cada día alcance lo que soñaba, ¿es un milagro?, no, no lo es, son muchos sus milagros que ha hecho conmigo, la sanación completa de mis tíos, trabajo de mi hermana y mío, el bienestar y salud de mi familia.
Cuando ella sintió el llamado de Dios escucho la frase “cuida tu de mi honor que yo velare por ti”, ese es mi objetivo dar conocer su magnífica bondad e intersección, ella vela por mi y los míos y yo quiero a traves de esta carta manifestar los milagros de la Madre Merceditas en mi vida, decirle que como todos los días al salir de mi casa y al llegar le doy gracias, que me siga bendiciendo y le mantenga a mi madre, hermanas, sobrina y mi familia conmigo, el tesoro más grande que tengo.
El rosal que vio era muy grande, permite Madre Merceditas que florezcamos en nuestra fe cada día
más y sigamos a Cristo como tú lo hiciste. Estefanía Paulina Gusqui Martínez.