39 ANIVERSARIO, APROBACIÓN DE LAS VIRTUDES HEROICAS DE MADRE MERCEDES DE JESÚS .

 

VIVAMOS DE CERCA ESTE TESTIMONIO DE MADRE MERCEDES,

LA ESXPERIENCIA DE FE 

 

 

MERCEDES

 

QUÉ SIENTES, QUÉ TOCA EN TÍ , QUÉ SE MUEVE EN TU INTERIOR ?.ACERCATE A ELLA AFECTIVAMENTE, Y DESDE LA FE.

 LOS TESTIGOS AFRIMAN

Que Mercedes poseyó una gran fe extraordinaria, y sus palabras son dignas de consideración.
Pero la vida entera de Mercedes, ¿Qué cosa fue sino un testimonio de Fe? Porque como dice el Vaticano II “solo a la luz e la fe y en la meditación de la Palabra de Dios es posible, siempre y en todas partes, reconocer a Dios, en el que vivimos, nos movemos y existimos; buscar en todo acontecimiento su voluntad, ver a Cristo en todos los hombre, vecinos o extraños, juzgar rectamente del verdadero sentido y valor que las cosas temporales tienen en si mismas y en orden al fin del hombre. Quien posee tal fe vive en la esperanza de la revelación del hijo de Dios, en el recuerdo de la cruz y de la resurrección del Señor” (Sobre el apostolado de los laicos, AA, n.4).
Tal es la vida de fe que vivió Mercedes. Para ella las realidades sobrenaturales existían y eran la norma que siempre regulaba todas sus acciones.
45. En todo acto de fe, ante todo Dios nos habla libremente; vienen luego la respuesta y el compromiso del hombre que acepta la revelación, las verdades sobrenaturales y sobre todo este encuentro que Dios le ofrece. Hombre de fe es aquel que ha aceptado el coloquio con Dios y que vive en su comunión. La fe no es tan solo una idea; es algo que tiene un significado e interesa toda nuestra vida.
Y así fue en Mercedes. La vemos vivir, viajar, mortificarse, cambiar de vida, renunciar a todo, trasladarse de una parte a otra del país, llegar incluso a las arduas selvas amazónicas. ¿movida de qué? Solo de la fe sobrenatural. Esa fe de la que dice un testigo: “Para ella no existía dificultad, pues a todas las vencía. Y otro: “En su compañía nos parecía sentir algo de sobrenatural.
El clima de alta espiritualidad en que vivía y la fuerza interior con la que superaba todos los obstáculos, son la más clara manifestación de su fe heroica. Como dice muy bien la testigo M. Eufrasia del Sagrado Corazón de Jesús: “Por virtud heroica entiendo la que se ejercita por encima de las fuerzas naturales, con la ayuda de Dios, y me mueve a afirmar que la Sierva de Dios poseyó estas virtudes heroicas; se reconoce en ella el alma unida a Dios, con actos arduos y contantes”. (Sumario).
El P. Pedro Clam afirma: “Esta alma de Dios tenia una Fe tan viva sobre las verdades reveladas, como si el mismo Dios le hubiera hablado. Como tenía un corazón tan puro y tan deprendido (de las cosas terrenas) y, al mismo tiempo, tan unido a Dios, nada le impedía recibir luces muy vivas de este sol de Justicia que, tanto más se comunica cuanto menos obstáculo encuentra en las almas.
“Animada por este espíritu de Fe viva, hallaba sus delicias cuando estaba delante del Santísimo Sacramento: allí pasaba cuanto tiempo le dejaban sus ocupaciones. Y, si no podía estar largo tiempo a los pies del divino Esposo Sacramentado, a los menos pasaba delante de la Capilla sin entrar un momento a saludarse, y, para no faltar a la regla, me habia pedido permiso para ello en el confesonario”. (Sumario).
46. Y el mismo confesor, en el documento que escribió poco antes de morir”. Afirma: “No conozco ninguna virtud que no haya practicado en grado sumo; y, en primer lugar, cuanto a su fe no cabe duda, porque su vida tan unida a Dios y tan recogida no podía porvenir sino de una gran fe, que veía a Dios en todas las cosas, especialmente en sus superiores, a quienes trataban con tanto respeto y veneración.

 

    

                              

info@marianitas.org
EL Chinchinal E10 – 219 y Av. 6 de Diciembre
Prov. de Pichincha. Quito – ECUADOR